logotipo
965 889 303

testimonios

  • He recuperado el apetito y he descendido mi consumo de tabaco.La Hernia Discal y la Quiropráctica

    Soy diseñador y acostumbro a trabajar unas diez horas diarias en la misma posición. Recuerdo haber visitado a mi médico de cabecera por un intenso y persistente dolor en el brazo derecho siendo remitido por esta causa a un traumatólogo. Fui sometido a un fuerte tratamiento con medicamentos, al concluirlo volví porque el dolor no se fue y se presentó además en el otro brazo. Me propuso repetir el tratamiento o enviarme al neurocirujano con el informe de la resonancia magnética en mano que diagnosticaba hernia cervical en C6-C7 para buscarme solución por medio de cirugía. Fue ahí cuando a través de un amigo oí hablar de la quiropráctica y me aseguró que esto podía remediarlo un quiropráctico.

    Padecía dolores terribles y cuando inicié el cuidado, desde el primer ajuste sentí alivio, y así progresivamente.

    Descarté la idea de una posible cirugía y no volví a ningún médico, ni requiero medicamentos.

    Mentalmente me encuentro lúcido, ágil a pesar que mi trabajo sigue siendo igual: exigente.
    Antes no dormía bien, siempre fui de dormir pocas horas, ahora suelo dormir más y he ganado en calidad de descanso.

    Me he hecho consciente de cuidar mi postura durante el día, incluso a la hora de descansar.

    Desde que sigo el cuidado he notado incremento en el apetito y he aumentado de peso corporal teniendo en cuenta lo importante que es para una persona de contextura delgada.

    He descendido mi consumo de tabaco considerablemente, el cuerpo no lo reclama. Tengo más ánimo y me apetece hacer deporte.

    Desde luego todos los cambios han sido favorables y lo más sorprendente para mi es que cada día me levanto sin dolores, con una postura totalmente erguida, los hombros y el pecho han vuelto a su sitio, el cuello en alto.

    No dudo en decirle a otros los cambios que he conseguido y recomendar este tipo de cuidado.



    David G.
  • No volvieron las crisis de asma y disfruto de mis mascotas.No volvieron las crisis de asma y disfruto de mis mascotas.
    Padecía una alergia persistente que desencadenaba en fuertes crisis de asma.
    Cansada de usar medicamentos sin conseguir mejoría, empecé en 1997 a tratar mis alergias con acupuntura. Llegué a controlarla sin suspender del todo la medicación y sólo requería terapia durante períodos específicos, principalmente en tiempo primaveral.
    Con extrema sensibilidad alérgica casi todo me lo provocaba y esto hacia imposible sentir que pudiera hacer una vida normal. La vida diaria va cambiando poco a poco sin apenas darse cuenta de las cosas que uno va apartando para intentar evitar lo que se convierte en un auténtico problema de salud.
    Una posterior lesión lumbo-sacral, con episodios de ciática me llevaron camino a la quiropráctica.
    Encontré mejoría a mediano plazo pero descubrí que los ajustes trajeron otros cambios a mi cuerpo, fundamentalmente que no volvieron las crisis de asma, ya no necesite siquiera la terapia de acupuntura en los períodos que por típicos cambios estacionales solía necesitar.
    Dejé de quedarme enganchada cuando quería levantarme del sofá pero también puedo decir que me permitió de nuevo disfrutar de mis animales en casa, un lujo que años atrás hubiese sido impensable sin desatar la alergia al mínimo contacto con ellos.
    Llevó más de 10 años ajustándome porque es lo único que he comprobado efectivo. Mis ajustes periódicos no los olvidó. No me descuido.


    Remedios García
    Alfaz del Pí. Alicante.
  • GRANDE Y PRONTA MEJORIAGRANDE Y PRONTA MEJORIA


    Conocí a los Doctores Nilsson hace aproximadamente 14 años cuando mi médico cabecera me recomendó visitar el Centro de Medicina Holística que tenían en Alfaz del Pí..
    Fui porque tenía problemas constantes con el cuello. En un principio me hicieron una terapia de Acupuntura durante varios años y mejoré tanto que dejé de ir.
    Durante mucho tiempo me mantuve bien, hasta que hace un par de años volvieron las dolencias poco a poco. El cuello lo peor pero también rodillas, caderas y manos.
    Pero el cuello llegó a ser insoportable, hasta llevarme a urgencias. La solución que aportaban los médicos era tomar analgésicos y en una mano inmovilizar un dedo que dolía muchísimo.
    Así decidí comenzar con masajes que me aliviaban pero por muy poco tiempo. Entonces recordé a los Nilsson cuando vi que habían abierto un Centro en Benidorm y he recomenzado en enero de 2015 con ajustes quiroprácticos. A las pocas sesiones el primer cambio fue que ya no se me dormían las manos ni dolían tanto durante la noche. Volvía a descansar mejor.
    Mi estado general es mejor, las rodillas duelen menos, el cuello puedo girarlo y me siento más segura en la calle porque no tengo esa sensación de mareo con la que salía a caminar.
    Cuando acudí a la consulta no podía abrir la mandíbula ni para comer y ahora está mucho mejor. Siento más estabilidad.


    Consuelo U.B.
Follow Me on Pinterest